Informacion

Proceso de adaptación al preescolar o jardín de infancia

Proceso de adaptación al preescolar o jardín de infancia

Desde que somos bebés nos vemos expuestos a diferentes situaciones emocionales, familiares y sociales que se convierten en hitos del desarrollo, es decir, momentos que todo ser humano normalmente tiende a experimentar y que permiten un sano y óptimo desarrollo en todos los aspectos.

Dentro de estos hitos encontramos algunos como: hablar por primera vez, aprender a caminar, adquirir motricidad fina y/o gruesa, entre otras. Ir al jardín de infancia a lo largo de los primeros 5 años de vida de un niño, promueve el desarrollo a nivel intelectual, motriz, afectivo y socio - emocional.

Por este motivo a continuación les hablaré sobre el proceso de adaptación al jardín infantil o preescolar, cuáles son sus características básicas para que se aproveche al máximo en nuestros niños y niñas.

Todo es una nueva experiencia

Es fundamental que desde el hogar se fomente la seguridad y autonomía desde las actividades más sencillas, es decir, permitir que su hijo desde la infancia temprana aprenda a realizar las actividades solo, lo cual promoverá que cometa errores, sepa manejar la frustración que esto le genera y vuelva a intentar hasta que logre de forma satisfactoria lo que desea.

Esto se puede inculcar a través del entrenamiento en seguimiento instruccional, en ocasiones algunos padres tienden la creencia errónea que como su hijo es menor de 5 años demos ayudarle a hacerlo prácticamente todo, sin embargo, esto es bastante perjudicial para su desarrollo, porque tenderá a crear un apego inseguro hacia las figuras paternas y no tendrá la capacidad de explorar el mundo que lo rodea por miedo a estar lejos de sus padres.

Existen 4 pasos básicos que se pueden realizar para que vaya aprendiendo a seguir instrucciones de otro y en algún momento a establecer ciertos hábitos o rutinas que le facilitarán su proceso de adaptación al jardín infantil, estos son: aprendizaje por imitación de algún adulto que le muestre cómo hacerlo, juego de roles, retroalimentación por parte de sus padres y finalmente, experimentar una situación de la vida real.

Sin presiones

Algunos expertos sugieren que el período de tiempo que puede durar la adaptación al jardín infantil o preescolar puede ser de 2 semanas máximo, pero recordemos algo importante esto es un trabajo conjunto tanto del jardín como de los padres y por supuesto del niño que asiste a este lugar novedoso para él.

Debemos velar para que se sienta a gusto con el espacio y las actividades que se realizan allí, motivandolo a que aprenderá nuevas cosas, conocerá nuevos amigos y tendrá recuerdos inolvidables para toda su vida; de forma que ira aprendiendo que el mundo es más grande que la casa donde reside con papá y mamá.

Pero debemos saber que, como padres, si optamos por tratar de obligarlos a ir al jardín infantil tornaremos esta nueva experiencia como un tipo de castigo para el niño del cual no se podrá librar y allí es cuando el proceso de adaptación será negativo.

Lo ideal es irle enseñando todo lo que abarca esta nueva etapa para su vida, de forma que poco a poco se le vaya soltando para que reconozca gradualmente todo, una manera de hacer esto puede ser llevándolo a que esté una hora y se va aumentando el tiempo de permanencia en ese lugar (aclarando que preferiblemente cada vez sea la presencia de los padres, obviamente diciéndole esto al niño/a).

En conclusión…

Es fundamental que los padres hagan participe a sus hijos de esta nueva experiencia desde el momento que deciden que entrará a un jardín infantil o preescolar, que conozca el lugar, contarle las ventajas y todo lo que le servirá. Esto facilitará el proceso de adaptación. Permitiendo que el niño no solo viva este cambio en su vida, sino que también lo disfrute, lo recuerde e incluso, lo anhele cuando no lo tiene.

Pasar por un jardín infantil o preescolar es una de las primeras ocasiones en que el pequeño se separa por completo de los padres por un período de tiempo prolongado, y esto puede facilitar o dificultar el desenvolvimiento en otros espacios, donde este con otras personas; por eso todo depende de como padres cómo apoyamos en el proceso. Recordemos que… ¡una infancia feliz es el primer paso para lograr salud mental!

Bibliografía

  • (1) Medina V. (2018). Adaptación del bebé a la escuela. Paso a paso. Extraído de: //www.guiainfantil.com/educacion/escuela/laadaptacion.htm
  • (2) Corredor G. (2018). La conducta prosocial en los niños y sus beneficios. Extraído de: // blog/la-conducta-prosocial-en-ninos-y-sus-beneficios/